El “NO” como herramienta para no hacer nada

En multitud de ocasiones cuando reflexiono con algún empresario sobre su situación, sus problemas, enfoque y estrategia, pongo por delante ideas o planteamientos para ver cómo responden.

Me sorprende que en la mayoría de los casos empiezan con un NO : “no funcionará”, “no sería aplicable”, “no creo que sirva”, etc. Sin embargo aunque pudiera parecer que he formulado preguntas absurdas que se merecerían no solo un NO sino un “pero qué me dices chaval”, una vez que analizamos más la idea, el resultado suele ser la mayoría de las veces: “en realidad no sé cómo hacerlo”, “no lo he probado”, “no se me había ocurrido”, “sería genial pero no tengo tiempo”,…

Deberíamos reflexionar sobre la multitud de veces que empezamos una frase con un NO, de forma negativa. ¿Cuántas veces habremos impedido profundizar en los motivos reales por esa negación?

Por más que lo intento entender, a la única conclusión a la que llego, es que la mayoría de las veces negamos ideas por que nos da miedo salir de la zona de confort, nos negamos a tener que realizar una acción, buscamos la mayoría de las veces no hacer nada.

Propongo que desterremos el uso del NO y variaciones en nuestras expresiones.

¿Pensáis que os afectará de forma positiva?

Pivotando o tratando de ser mi propio community manager

Hace un tiempo alguien me preguntó sobre mi perfil en twitter. Le parecía que tocaba muchos palos pero que tenía una buena comunicación con muchos de mis seguidores. Como en todo halago, hay una parte de crítica. Entendí que por la dispersión y la gran variedad de temas que tuiteaba, le costaba trabajo encajarme en alguna categoría. Desde su visión de “tema concreto” no entendía que yo no estuviera después de tantos años especializado o centrado en algún tema.

Este comentario me hizo reflexionar acerca de la generación de contenidos, la marca personal y la estrategia en la red, y llegué a la obvia conclusión que la mía carecía de todo ello, al menos de hacía unos años.

Cuando empecé en la red, muchos de los actuales expertos aún no sabían usar un ratón. De hecho, como muchos sabréis, mi nick no es un intento de anonimato, sino simplemente una traducción al inglés de mi nombre y apellido real. La elección no fue trivial, sino consecuencia de que las BBS y el IRC requerían un usuario y como en los foros en los que me movía todo era en inglés, preferí usar uno en dicho idioma. 

Aunque voy camino del medio siglo (el que me lo recuerde se juega algo más que la vida :-D ) mis inquietudes siguen igual de vivas que 30 años atrás cuando trabajaba sobre sistemas expertos de IA, o cuando empecé con Nuke,  Xoops, Joomla, Drupal y todo lo relacionado con el software libre.  Después me metí en temas de comercio electrónico, blogs, WordPress, twitter,CM,..y ahora en un nuevo proyecto empresarial tipo start-up.

Pero mi actividad profesional me ha llevado por caminos que unas veces uno no controla, y me ha tenido más tiempo en el mundo 1.0 en los últimos años de lo que me gustaría. Leyendo un libro acerca de la felicidad (otro día lo comentaré) me interpelaba con una pregunta: ¿cuándo o haciendo qué has sido más feliz? Y la respuesta pasaba ineludiblemente por estar interactuando en internet, investigando, conociendo soluciones orientadas a empresas. Ahora lo llaman social media, content curator, business development, etc

Como soy mi propio community manager, como creo en la marca personal (aunque desconozco qué marca a ojos de los demás tengo) voy a tratar de dar un giro a mi perfil en twitter. No sé si ganaré o perderé ni si sabré: no todo es un enfoque temático concreto, me gusta por encima de todo comunicarme con personas inteligentes y multitud de ámbitos, y no concibo la tecnología sin pisar el mundo real, y eso implica política, economía, … Como CM mío trataré de aconsejarme no dispersarme mucho y tratar de encajar en alguna categoría.

El olvidado modelo austriaco o como incentivar el empleo

Me voy a adentrar en un tema polémico sin duda, pero después de leer miles de tuits sobre opiniones diversas en 140c creo que necesito dar la mía pero algo más extensa. No es que diga nada del otro mundo, pero como tengo tiempo, allá voy.

Sin duda el paro es el principal problema de España, tanto por sus consecuencias económicas como sociales. La tasa de jóvenes sin haber tenido su primer empleo es dramática porque pasan los años y crece aún más el número.

Si enfocamos a parados de más de 50 años el drama se incrementa, la probabilidad de volver a encontrar un empleo es muy baja por la amplia oferta de mano de obra más joven.

Por ello no basta aplicar las medidas de siempre que no han logrado apenas cambiar la tendencia de creación de empleo a corto plazo en épocas anteriores.

Los sindicatos y partidos de izquierdas se quejan del empleo precario, de los bajos sueldos. La derecha gobernante se limita a aplicar medidas tibias que no satisfacen a ninguna de las partes. Los empresarios – el 95,7% de las empresas españolas son de menos de 10 empleados, el 99,8% son menores de 250 empleados – sufren en su mayoría el corsé que la ley les impone en materia laboral y fiscal.

Por mi experiencia profesional, la mayoría de esos empresarios que generan el 68% de los empleos se han visto obligados a reducir sus plantillas para reducir costes. Ello implica la obligación de tener que indemnizar los despidos, provoca que muchos prefieran incluso soportar pérdidas al no disponer de liquidez para esas indemnizaciones. Tengamos en cuenta que si a nosotros nos viniera una situación no prevista de repente (como una multa) podríamos no tener los fondos necesarios para hacer frente. En el caso de muchos empresarios la crisis le ha supuesto algo similar: caída de ventas sin haber podido disponer de liquidez.

No pretendo en este caso abordar un análisis desde mi opinión de las causas de la mala situación de muchas empresas, de la responsabilidad de los empresarios en la mala dirección de sus negocios, o de su falta de previsión o preparación. Sólo dar mi opinión acerca de la dificultad de crear empleo, que hasta el momento, son las pymes las que tienen esa capacidad.

Como decía, la difícil situación de estas pymes a la hora de despedir empleados, sí, difícil para muchos, porque tanto como me decía un empresario : “yo no gano despidiendo empleados, gano cuando contrato porque es señal de que me va bien”, como por el impacto económico que representa, provoca que ahora que puede que les vaya mejor, se resistan a contratar.

¿A cuantos ciudadanos hemos oído decir que después de como se han portado los bancos, va a tratar de no volver a entramparse con ellos? Una mala experiencia produce cierta prevención.

No cuestiono que el trabajador tenga derecho a indemnización, ojo. Pero si el empresario ha despedido e indemnizado, a la hora de volver a contratar se lo piense mucho. Y eso afecta a la disminución del paro. E incluso a la mejor marcha de la empresa, ya que los servicios lo darán seguramente menos empleados que la calidad exigiría.

Por tanto, está muy bien exigir altos sueldos, empleo estable, etc pero todo eso al empresario español le representa hoy más que nunca un rechazo a la vista de la experiencia vivida. Y por eso se retraen en la contratación con sueldos ya no altos sino razonables, ni con contratos estables porque implicaría indemnizaciones en caso de despidos.

Durante unos meses del peor momento de la crisis se vio un modelo alternativo denominado Modelo Austríaco, consistente en cotizar tanto por parte de la empresa como por el empleado de un porcentaje que se capitalizaba a favor del empleado. Cuantos más años trabajara, más “ahorraba” el empleado. En caso de despido, el empresario no tenía que pagar esa indemnización o al menos no tan alta como los mínimos 20 días, sino que el capital acumulado podía ser usado por el empleado, o si lo prefería seguir intacto. Al final de sus años de trabajo, en el momento de su jubilación, ese capital podía ser usado por parte del empleado como si fuera un plan privado de ahorro. Todos salían ganando.

En la actualidad ambas partes cotizan un dinero para la supuesta formación, que gestionan finalmente sindicatos y patronales, que han generado tantos malos usos, e incluso una hiperinflación de los precios de cursos. Bastaría con cambiar el destino de esos importes a este otro fin.

Desde mi punto de vista, desconozco los motivos por lo que esta solución que funciona en Austria hace años, no se ha querido crear para los nuevos contratos. El obstáculo, el escalón que retrae a las pymes a contratar por miedo a los costes de posibles despidos se vería minimizado, la conflictividad en la negociación de los días de indemnización por despido desaparecería.

Aplicar una medida así, o al menos debatirla en el Parlamento, sí sería buscar cambios reales positivos para todos.

Perfil de la pyme española 2014 http://www.ipyme.org/Publicaciones/Retrato_PYME_2014.pdf

EUROPAPRESS : El IESE aboga por adaptar el modelo austriaco a España para complementar las pensiones públicas http://www.europapress.es/economia/laboral-00346/noticia-economia-laboral-iese-aboga-adaptar-modelo-austriaco-espana-complementar-pensiones-publicas-20131217151225.html

El País : El modelo austriaco de despido y la reforma laboral en España http://economia.elpais.com/economia/2010/06/03/actualidad/1275550373_850215.html

Dudas de un padre ante comprar o no una consola como regalo de Navidad

Me debato como padre en un mar de dudas ante estas Navidades y los regalos.

El cuerpo me pide limitar los regalos a máximo 30 € pero en una familia con abuelos, tías abuelas, tíos y tías… al final sumas todos los pequeños regalos y tienes un importante dinero en cada niño. Sin contar que esos regalos a un niño jugón de 10 años y una jovencita de 13 no les molan seguro.

La alternativa al final es hacer un regalo a cada uno entre todos, pero me parece en cualquier caso demasiado. Si me pongo en mi sitio, tooooda la familia me pondrá a mi en algún sitio, pero muy lejos ;D :(

¿Qué quieren los niños? Una nueva consola. Tienen como muchos la DS, la PSP, la Wii, pero los juegos evolucionan, la calidad de los gráficos y la complejidad también. Nuevamente mi cuerpo me pide, en este caso el cuerpo de ingeniero, me dice que les sería de más provecho quizás una tablet pero sigue siendo una pasta, y al final la usarán para jugar.

Vale, admitamos pulpo como animal de compañía. Aceptemos consola. ¿Pero cual? Como no tengo ni idea, me paso una mañana mirando la Xbox, la PlayStation y la Wii U o como se llamen. ¿Cuál elegir? ¿Compramos la Xbox360 o la nueva One?¿La PS3 o la nueva PS4? ¿La Wii U?

De acuerdo, que lo decidan los tipos de juegos que hay. Me pongo a mirar los juegos y todos valen un dinero, pero es que los que hay o son algo infantiles como los de la Wii U o son de exterminar planeta y universos. ¿A ninguna empresa se le ha ocurrido hacer juegos divertidos, de acción pero que aprendan cultura? ¿Todos los juegos son de matar?

Echando la vista atrás (vale soy un carca, lo sé) en mi época no teníamos tantas tonterías: la típica ropa interior blanca, unas zapatilas de deporte nuevas, algún libro, un balón, quizás una bici ya de cadete,…

Sigo delante del ordenador mirando si buscarme una máquina del tiempo y saltarme hasta que pasen todas estas fiestas, o que alguien me ayude a decidir con argumentos de padre ;D

Este es un vídeo que puede ayudar a alguien…

[Xbox One vs Ps4] ¿Cual elegir? – Opinión y consejos

NOTA: Aún no lo tengo claro, de momento va ganando la idea de no gastar mucho y eso implica excluir la PS4 o Xbox One. ¿Sugerencias?

 

ACTUALIZACIÓN: Al final cayó la PS3. En estos meses he tenido que aceptar que la forma de jugar y relacionarse los niños ha cambiado, como lo ha hecho el mundo. Se pasa horas jugando en su habitación, pero conectado con muchos de sus compañeros de colegio con los que en los recreo comentan las partidas. Sería deseable que saliera a la calle a jugar pero el barrio donde vivimos no lo permite. Así que la nueva forma de socializar es con juegos conectados a la red.

Los mejores eventos networking según EcoListas

Hoy en día hay multitud de eventos con múltiples formatos y dinámicas que se salen de las tradicionales conferencias. Vienen a responder a la demanda de hacer networking realmente útil y práctico, dejando atrás aburridas charlas en las que estamos como sujeto pasivo en modo 1.0 en vez de ser sujetos activos y participativos modo 2.0

Como nos podemos perder entre tanta información, los amigos de El Economista han hecho una lista de los mejores eventos de networking.

Los mejores eventos networking | EcoListas.

¿Qué formato te gusta más o te gustaría que hubiera en tu ciudad?